En América Latina, el proceso de firmas de jóvenes talentos para el béisbol profesional, encierra una serie de complejidades y desafíos que trascienden la mera búsqueda de prometedores peloteros. Bajo el título “El Fraude detrás del Proceso de Firmas en América Latina”, se desentrañan prácticas que van más allá de la pasión por el deporte, revelando un entramado de intereses que afectan tanto a los jugadores como al desarrollo integral de estos futuros atletas.

En los campos de béisbol de América Latina, donde la pasión por el deporte late fuerte y las promesas de gloria resuenan entre los sueños de jóvenes talentos, emerge un oscuro entramado que va más allá de la simple búsqueda de futuros peloteros. Este entorno, marcado por complejidades y desafíos, revela una realidad que se esconde tras el proceso de firmas para el béisbol profesional en la región.

Bajo el título “El Fraude detrás del Proceso de Firmas en América Latina”, este análisis meticuloso desentraña prácticas que arrojan luz sobre un negocio que ha perdido su rumbo inicial. Desde el desdibujado papel del scout, quien en su afán de descubrir talento se ven tentados por el lucrativo negocio de los “buscones”, hasta el oscuro juego financiero que distorsiona el verdadero valor de los bonos otorgados a los peloteros, este viaje a través del proceso de firmas nos sumerge en un panorama poco conocido y jamás imaginado por muchos.

El sacrificio de la educación en pos del entrenamiento, la posibilidad de lavado de dinero, camuflada entre los sueños de jóvenes promesas, que en la mayoría de los casos provienen de estratos humildes, buscan con esta oportunidad cambiar sus vidas y la de sus familias, la manipulación de edades en países con sistemas políticos inestables, o con la complicidad de funcionarios y personas corruptas, y la negligencia en la salud de los jóvenes peloteros, nos muestran capas profundas de un problema que afecta tanto a los jugadores como a su desarrollo integral.

La falta de fundamentos en la enseñanza del juego, la presión intensiva y desproporcionada ejercida sobre niños menores de doce años, y la creciente práctica de cerrar acuerdos a edades cada vez más tempranas, plantean preguntas fundamentales sobre la ética y la integridad en la formación de los jóvenes atletas.

Al adentrarnos en el mundo de los entrenadores, nos damos cuenta de la triste realidad de aquellos que, sin las condiciones ni la experiencia necesaria, se proclaman formadores de futuras estrellas, poniendo en riesgo el sueño de jóvenes ansiosos por alcanzar la cima del béisbol profesional.

Este desglose meticuloso desenmascara un entorno complejo y problemático, llamando a una profunda reflexión sobre los valores que deben regir el desarrollo de los jóvenes talentos del béisbol en América Latina. En cada línea, se abre la puerta a la comprensión de un sistema que, aunque en apariencia busca el brillo de la grandeza deportiva, se ve empañado por prácticas cuestionables que exigen ser enfrentadas con determinación y rectitud.

Ahora entremos en materia, para que entendamos de manera más profunda y detallada a que nos estamos refiriendo, y podamos tener un panorama amplio de lo antes mencionado.

EL NEGOCIO DEL SCOUT

Cuando hablamos de un buscador de talento o Scout, nos referimos a la persona que recibe un salario más gastos, pagados por parte de una de las treinta organizaciones de Major League Baseball (MLB), los hay para cubrir el sistema Universitario y Colegial en USA, para cubrir las Ligas Independientes en USA y fuera, y están los que regularmente vemos en nuestros países Latinoamericanos, que regularmente son los llamados recomendadores, estos, muchas veces solo hacen reportes y envían a un supervisor de área asignado para esta zona, otros con mucha más experiencia, confianza y responsabilidades de las organizaciones, tienen la potestad de firmar directamente a los peloteros, este es el trabajo correcto y honesto de al menos el 80% de los scouts. 

Ahora bien, hablemos del otro 20% restante, que igualmente cumple con la misma función que todos y recibe un salario y gastos, de parte de una organización pero que no conforme con eso tiene también el negocio de buscón, si, tal como lo lee, estos con todas las ventajas que tiene ya siendo scout, se dedica a preparar muchachos y por medio de un tercero o por ellos mismos, los recomiendan a otros colegas scouts para que los firmen, quedándose de esta manera con el porcentaje de la firma del muchacho de forma directa. 

La otra forma en la que los scouts hacen negocios paralelos a su trabajo es, ofreciendo bonos altos para firmar a un muchacho y pactando con los buscones un porcentaje de ese bono, que ellos y su organización pagaran.

PORCENTAJE DEL BONO

No es un secreto que los buscones, que están detrás del proceso de firma de un muchacho, piensan más en su retribución que en la de los peloteros, o del avance de los mismos en el sistema de ligas menores. Esto los lleva a establecer desde un 20% hasta un 50% del bono que reciben los peloteros, esto como cobro por representación como “agente”.

Cuando observamos de manera objetiva esto, es allí donde vemos por qué tantos muchachos se quedan sin firmar, y es precisamente donde nace un escollo importante en este proceso, y es el valor del bono de los peloteros, etapa importante en la que se pierde una firma, por qué?, bueno por el negocio que existe entre buscón y scout, y del cual hice mención en el punto anterior, frecuentemente se les da mucho más dinero del que valen los peloteros ya que del porcentaje que recibe el buscón comparte un porcentaje con el scout, Ejemplo práctico: es un pelotero con valor real de USD 40 mil y contrato de 40% con el buscón, como ese valor de la comisión por el bono es baja, o no representa nada, el buscón y el scout “suben el valor”, y lo que en realidad se da es, que lo suben para garantizarse una mejor ganancia y un buen porcentaje (10% regularmente para el scout), esos USD 40 mil quedan convertidos en USD 200 mil y allí se resuelve el negocio. Si los montos no llegan a esa petición, los buscones no cierran con las organizaciones ya que no les garantiza su ganancia.

EDUCACIÓN

Cada vez son más los muchachos que salen de los colegios de manera presencial, para dedicarle más tiempo al entrenamiento, con el objetivo de buscar una firma para jugar béisbol profesional. Esta decisión no la toman los peloteros, esto es una decisión que toman los padres, muchas veces empujados por los buscones, que prometen que sus hijos valen mucho dinero y así, con el ánimo de “trabajar más”, necesitan que los chicos estén a tiempo completo, esto los lleva a que en la mitad de los casos que abandonan la escuela presencial, sigan sus estudios por los denominados módulos, que en muchos casos son realizados por cualquier persona menos por el pelotero.

La falta de educación, afecta de manera directa en el desarrollo de estos muchachos al momento en que emprenden su carrera como atletas profesionales. Muchos de los que deciden no estudiar por dedicarle tiempo completo al béisbol, si no logran firmar, o son dejados libres en un tiempo de dos o tres años, seguirán siendo una carga en casa para sus familias, ya que, al no tener una educación completa o los conocimientos académicos, se les dificultará conseguir trabajo de manera rápida.

Por otro lado, aparte de ya haberlos sacado del sistema educativo, no se le da prioridad a algo importante que es la comunicación, y es que a estos muchachos cuando llegan a las organizaciones, en muchas ocasiones, se encuentran entrenadores que les hablan en inglés, por lo que es una de las tantas debilidades que se tienen en este tema, no se prioriza porque los muchachos aprendan inglés.

POSIBILIDAD DE LAVADO DE DINERO

Para los que no conocen la materia sobre lavado de dinero, esta actividad de preparar muchachos para firmas, bien puede ya estar siendo parte de una de las tantas formas que usan algunos criminales, como narcotraficantes, proxenetas, y un largo etcétera, para legitimar los dineros que obtienen de manera indebida, con los ilícitos que nos podamos imaginar, ya que no tiene ni requiere de ningún tipo de regulación en esa etapa de preparación de los jóvenes peloteros. 

Debido a que los programas o academias de formación de peloteros para firma, requieren de financiamiento constante para alimento, implementos, uniformes, pago de entrenadores y otros, por lo que se maneja mucho efectivo, facilita la utilización de dinero de actividades ilegales para ello.   

El momento cumbre de los que se dedican a financiar estos programas con dinero ilícito, se da cuando ocurre la firma, ya que al momento del buscón cobrar “su porcentaje”, en realidad muchas veces lo recibe como pantalla, para luego entregarlo a quienes financian su actividad, y es que el tiempo de espera que se firme un muchacho, es proceso largo, que puede tardar de dos a tres años y a veces más, debido a como se están haciendo las cosas hoy en día. Tocará a MLB buscar un mecanismo de control, con expertos en cada país para evitar que este tipo de situaciones se sigan dando.

ARREGLOS DE EDAD

Es hartamente conocido que las dictaduras que enfrentan países como Venezuela, Cuba y Nicaragua hacen poco confiables todo tipo de información que requiera verificación por parte de las autoridades o de agencias de los Estados Unidos de Norte América, como lo es la MLB. Por esta razón es vulnerable el sistema en esta parte, ya que es conocido que se pueden alterar las actas de nacimiento de los peloteros, y fijarles un año de nacimiento que les beneficie para el momento de las firmas, y entrar así, al proceso de selección con una edad alterada, a veces en uno, dos y hasta seis años.

En ocasiones incluso, se ha utilizado actas de nacimientos de niños fallecidos y que al no tener como comprobar en estos países esa información, se convierte en una ventaja para los buscones, que aprovechan eso en los países mencionados, cabe señalar que República Dominicana fue señalado por muchos años de este tipo de prácticas y que en algunos casos ya cuando los peloteros llegaban a Grandes Ligas era que se descubría su verdadera edad o incluso su verdadero nombre, desde el establecimiento de una oficina de MLB en el país caribeño estas prácticas se empezaron a controlar y casi a exterminar esta práctica.

Es importante destacar que, al momento en que redactamos este artículo, se está llevando a cabo una investigación en República Dominicana, en la que se han reportado más de cien casos de muchachos con edades alteradas hasta en seis años de diferencia con la reportada, y se habla de funcionarios de MLB y algunas organizaciones involucrados en este tema, que venía siendo controlado desde el año 2007 con mucha efectividad.  

SALUD

Es a lo que menos se le presta atención en este negocio, los peloteros, por ser niños que ya van desde los diez hasta los dieciséis años, se dice que no se cansan, por lo que no se procura hacerles exámenes físicos de sus órganos, y tampoco de química sanguínea, para saber de algún padecimiento de salud, o para determinar el uso de alguna sustancia prohibida (en muchos países está prohibido hacer pruebas de anti dopaje antes de la mayoría de edad o dieciocho años, sin embargo cuando son firmados los equipos realizan estas pruebas, sin importar la edad), que sirva para el desarrollo físico de los muchachos, sin ningún tipo de supervisión o control de parte de algún médico o persona certificada para esto, llegando incluso a suministrarles anabólicos o productos que no son aptos para consumo humano, y que podrían causar alguna afectación de salud a futuro en estos muchachos.

FALTA DE FUNDAMENTOS

Hoy día, podemos ver en la mayoría de los peloteros que solo los están preparando para firmas, y un  detalle curioso en esto es que únicamente se les enseña a batear, tirar y correr sesenta yardas fuerte, muy poco se ve un muchacho que sepa bien el fundamento de juego, que va más allá de lo que ya mencioné, esta falta de fundamentos como enseñar a fildear bien, tanto rodados como elevados, así como enseñar a correr las bases, hacer las asistencias, tirar correctamente, saber moverse dentro del terreno, y muchas otras, en todas las situaciones posibles de un juego desde edades tempranas.

Son estas pequeñas cosas, las que en el proceso, luego de las firmas vemos que nuestros muchachos tienen poco avance, y solo duran en competencia uno, dos y a lo mucho tres años, y es que la razón es simple, los dueños del negocio que son quienes pagan por una firma, quieren resultados inmediatos en ese tiempo y no tener que perder de seis a ocho años para que estos muchachos lleguen a MLB, por ende prefieren irse a las universidades a buscar jóvenes en el “draft”, que vienen bien formados tanto en el fundamento técnico, así como en lo académico y a los que no hay que enseñarles el idioma inglés, razón por la que vemos que estos peloteros les toma de uno a tres años llegar a la MLB.

ENTRENAMIENTO Y TRATO A NIÑOS

El entrenamiento y trato, que se está dando a niños menores de doce años en este proceso de búsqueda de firmas, resulta un tanto fuerte, tratando de convertirlos en súper atletas desde los ocho, nueve y  diez años, algo que está bastante mal en el sistema, y digo esto porque, en el afán de “desarrollar” a estos muchachos, con el objeto de firmar para jugar pelota profesional, han olvidado los más importante, que son niños y necesitan crecer como tal, ante la carencia de enseñar bien y de forma adecuada los fundamentos de juego para crear un hábito en el niño, han optado por darle un entrenamiento como si fuese de un adulto.

El entrenamiento de niños no puede ser nunca como el de un adulto, más allá de las cosas meramente técnicas y como dije antes, de fundamento, pero más allá de eso, como poner a los niños a correr sesenta yardas, tirar bola pesada, batear con bate pesado y hacer ejercicios con pesas, no es un entrenamiento adecuado para un niño.  Hoy día con tantos avances tecnológicos, no es necesario dedicar tantas horas de entrenamiento y menos en condiciones climáticas fuertes, como altas temperaturas o sol incandescente, es mucho más importante trabajar inteligente que trabajar duro.

EDAD DE CIERRES

En otrora no existía lo que hoy ya se ha convertido en una práctica común, que es la famosa “edad de cierre”, antes las firmas se daban directamente en el momento que se tenía la edad para ello y listo, eran muy pocos los peloteros que se sabía que firmaría por un equipo particular y menos se sabía cuál sería el bono por esa firma.

Con el paso de los años esto cambió y se empezaron a dar los pre acuerdos de firma, ahora llamados “cierre de firma” con edades de quince años, poco a poco esto ha ido disminuyendo y se sabe de casos de niños que ya a la edad de once y doce años están con pre acuerdos cerrados”, por un monto “x” con una organización, aunque esto no es garantía de una firma.

Al paso que vamos y a la velocidad que se mueve este negocio, que lo veo casi tan rápido como el cambio en la tecnología, pronto estaremos viendo niños en edad preescolar siendo cerrados.

ENTRENADORES NO CAPACITADOS

Existe una gran cantidad de personas dedicadas a este menester de entrenar muchachos para firmas, que así de simple, se hacen llamar “entrenadores”, sin embargo, muchos de ellos no reúnen ni las condiciones, ni tienen los conocimientos y experiencia para entrenar jóvenes, y mucho menos a niños que es todavía más difícil. 

Por otro lado, vemos a estos entrenadores preparando a muchachos en posiciones en las que ellos nunca han jugado, que no tienen conocimiento de cómo enseñar ni de las cosas básicas y fundamentales que debe tener un muchacho para jugar una posición determinada, por lo que, es importante que los padres sepan esto, ya que ponen en manos de personas equivocadas a sus hijos y luego no logran desarrollar ni conseguir el sueño de firmar.

Luego de haber observado en detalle, varios aspectos relacionados con el proceso de firma de peloteros en Latinoamérica para el béisbol profesional, es necesario que los ejecutivos de Major League Baseball (MLB), así como de las treinta organizaciones, tomen cartas en el asunto y pongan un alto a las malas prácticas que se vienen dando, con el fin de poder mantener una industria que genera mucho dinero a la economía de muchas familias en los países en las que se desarrolla, por lo que deberá hacerlo de una manera mejor controlada y supervisada. De lo contrario, y de seguirse dando estas prácticas negativas aquí mencionadas, estaremos ante la disminución paulatina hasta llegar a la no contratación de ningún pelotero latino por la vía de la agencia libre, en un período de cinco o a lo mucho siete años.

Eduardo Muñoz es Auditor Forense Antifraude y ex Pelotero Profesional. Puedes seguirlo en X como @eemunoz77.

2 comentarios en «El fraude detrás del proceso de firmas en América Latina.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Get 30% off your first purchase

X