Ex Grandes Ligas, lucha ahora como médico contra el coronavirus.

La historia de Mark Hamilton es fascinare, pues cumplió su sueño de llegar a jugar en las Grandes Ligas y más aún, conquistó la Serie Mundial de 2011 con los Cardenales de San Luis.

La historia de Hamilton inicia el 6 de junio de 2006 cuando es seleccionado en segunda ronda por los Cardenales en el Draft. Con ellos debuta en las Grandes Ligas a la edad de 26 años el 20 de septiembre de 2010. Para la Temporada de 2011 aún no se lograba establecer como primera base titular de San Luis, pero logra ganar la Serie Mundial de ese mismo año como suplente de la inicial.

Para el 2012 sería dado de baja por los Cardenales y empezaba su peregrinaje por las Ligas Menores. Fue entonces que le dijo a su familia que si a los 30 años no estaba establecido en Grandes Ligas, se retiraría e iniciaría la carrera de medicina, otra de sus grandes pasiones. Hamilton se inspiró en la historia Bobby Brown, un ex jugado de los Yankees, quien ganó varias Series Mundiales y luego se convirtió en médico cardiólogo.

En 2014 firmaba contrato de Ligas Menores con los Bravos de Atlanta y cuando estaba jugando con los Gwinnett Braves, equipo Triple-A de Atlanta, el manager del equipo Brian Snitker. le da la noticia de que lo iban a dejar en libertad; eso fue el 26 de julio, tres días antes de cumplir los 30 años.

Luego de que había sido dejado en libertad, Hamilton llamó a su esposa y le dijo que todo había terminado para él en el Béisbol y que iba a cumplir la promesa que había hecho, iba a ir a la universidad a estudiar medicina; así que tomo todas sus cosas y condució hasta su casa.

Hamilton cumplió su promesa y casi seis años después (2020), se recibió como médico de la Facultad de Medicina Donald y Barbara Zucker en Hofstra/Northwell. Pero esto no acaba aquí, ya que el nuevo médico, iniciará en junio una residencia en radiología intervencionista.

Como médico residente, estará trabajando con pacientes hospitalizados en la unidad de cuidados Intensivos del Centro Médico Judío de Long Island y el Hospital de la Universidad de North Shore en Nueva York. Dos Hospitales que llevan una dura batalla contra la pandemia del coronavirus en la ciudad de Nueva York.

Esta es una historia muy emocionante, ya que nos muestra el valor de la perseverancia en una persona de lograr sus sueños. Ojalá que muy pronto pueda ayudar con sus conocimientos a quienes más lo necesitan.

Hoy día, Hamilton y su esposa Lori viven en New York con sus dos hijas; Lillian de 9 años y Madison de 5.

Si te gustó este artículo, dale me gusta y compártelo con tus amigos.

¡Que Viva el Béisbol!

Categorías:Béisbol, Historias Beisboleras, MLB

Etiquetado como:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s