Bobby Prescott: El hombre de las muñecas de oro.

George Bertrand “Bobby” Prescott, nació un 27 de marzo de 1931 en la provincia de Colón. El muchacho de la calle Silver City, sería firmado para jugar pelota profesional por los Piratas de Pittsburgh antes del inicio de la Temporada de 1952.

Jugó una sola Temporada en las Grandes Ligas con los Atléticos de Kansas City (1961).

Estando en Ligas Menores con los Piratas, el 27 de noviembre de 1955, sería drafeado por los Gigantes de Nueva York. Con los Gigantes se mantuvo jugando también en las menores y por sus buenos números, en abril de 1961; fue cambiado a los Atléticos de Kansas City por el jugador de Ligas Menores, Tony Frulio.

Debutó en las Grandes Ligas el 17 de junio de 1961 en el Municipal Stadium, en la derrota de 3-0 ante los Angelinos de Los Ángeles. Ese día jugó en el jardín izquierdo y se fue en blanco en dos turnos y recibió una base por bolas.

El día anterior, Bobby tuvo que viajar 17 horas desde Hawai a Kansas City, para presentarse a jugar; algo que según él, afectó mucho su rendimiento y que a la postre, causó que no convenciera a los managers del equipo. Cuenta Prescott que nunca se pudo acostumbrar a utilizar bates que usaba el equipo (eran muy pesados), ya que el consentido; así llamaba a su bate, se había quedado en Hawai.

Su único imparable en las Grandes Ligas (hit al jardín izquierdo) lo conectó el 27 de junio de 1961 al lanzador de los Orioles de Baltimore, Billy Hoeft. Bobby había entrado como bateador emergente en la parte baja del noveno episodio por Gene Stephens.

Su última aparición en Las Mayores fue el 1 de julio de 1961 en la derrota de los Atléticos 9-3 ante los Mellizos. En esa última ocasión, Bobby entró la parte alta del octavo episodio como bateador emergente por el lanzador Ed Rakow; se iría ponchado.

Prescott volvería a Ligas Menores y el 11 de octubre de 1961, los Atléticos lo enviaron junto a Stan Johnson y Jay Ward a los Dodgers de Los Ángeles por Gordie Windhorn y el jugador de las menores Bill Lajoie. Toda la Temporada de 1962 la pasó en el equipo Triple-A de los Dodgers, sin recibir ninguna oportunidad de jugar en Las Mayores.

Estos fueron los números de Bobby Prescott en su única Temporada en Las Mayores: participó 10 partidos, acumulando un promedio de .083 AVG en 12 turnos oficiales. Conectó 1 imparable, recibió 2 bases por bolas y fue ponchado en 5 ocasiones.

Para el año de 1963 se iría a jugar a la Liga Mexicana de Béisbol, donde se mantendría jugando hasta su retiro en 1970.

En la pelota en Panamá, en 1950, Bobby ganó la triple corona de bateo. Para esa época se le conocía como el hombre de las muñecas de oro por su largos batazos. También representó al país en varios campeonatos internacionales.

En el 2015, la Federación Panameña de Béisbol le dedicó el Campeonato Nacional de Béisbol Mayor. Actualmente vive con su familia en Juan Díaz, donde pasa su tiempo oyendo deportes, ya que perdió la vista desde hace 9 años.

Imagen / La Prensa

Una historia que nos llena de inspiración a todos, pues un chico de la calle de Silver City en Colón, que jugaba con una pelota de tenis –que le regaló su padre– y un palo de trapeador, cumplió su sueño y jugó en el mejor Béisbol del Mundo.

Si te gustó este artículo, dale me gusta y compártelo con tus amigos.

¡Que Viva el Béisbol!

Categorías:Béisbol, Personajes

Etiquetado como:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s