Obligado me he visto a coger el lápiz,
otro intento de poesía he creado,
salvando algún que otro matiz,
hablo de cosas que he escuchado.

Cada día de Béisbol entiendo menos, leo a listillos sabios en grupos de Telegram,
dan datos y números para ellos amenos,
quien la tiene más grande parece que comparan.

Me joden cosas que siempre repiten,
que en el Béisbol eso no pasa,
cosas que aunque las vean no existen,
la venda que portan no es poca guasa.

En una burbuja tintada viven muchos,
horas y horas hablando de nada,
suposiciones constantes gastando cartuchos,
palabrería barata, realidad condenada.

Soy Erial desde hace tiempo,
quizás desde mi nacimiento,
lo suelto cómo quiero,
sabéis que no tengo frenos.

Podéis parecer unos expertos,
mucha gente lo ha conseguido,
sólo con utilizar ciertos conceptos,
pués del Béisbol nadie es entendido.

Lanzando un tal vez, un acaso o un quizás,
un posiblemente, un puede qué o un a lo mejor,
creas mil hipótesis y alguna acertarás,
no fallas si dices que Mike Trout es el GOAT.

Me he puesto a quejarme de todo,
de cosas que jamás y nunca he hecho,
cómo cuando te gusta la miel y te quedas pegado,
de mis quejas he tocado techo.

Ole los huevos de los que del carro han tirado,
gracias por haberme enseñado,
devolveros lo dado he probado,
mis historias en ballparks ya he contado.

Si te ha gustado este artículo dale me gusta y compártelo con tus amigos.

¡Que Viva el Béisbol!